ACEITE ESENCIAL DE TOMILLO - Thymus vulgaris

Antibacteriano y tónico.

DESCRIPCIÓN:

Es un gran antibacteriano de amplio espectro, antifúngico, antiparasitario, antiviral, estimulante del sistema inmunológico y tónico general. Estimula la producción de glóbulos blancos, reforzando las defensas del organismo. Antiséptico respiratorio, fortalece los pulmones y es valioso para tratar la tos, gripe, resfríos, laringitis, sinusitis, dolor de garganta y asma. También antiséptico del tracto urinario, útil para tratar las cistitis. Posee efecto estimulante general, eleva la presión arterial. Revivifica en estados de fatiga extrema, desánimo o letargia, lo que lo vuelve muy efectivo para estados de convalecencia. Combate particularmente la fatiga mental y fortalece la capacidad de atención-concentración y la memoria. De gran poder antiinflamatorio, aplicado en masajes ayuda a calmar músculos fatigados, dolores neurálgicos y dolores reumáticos.

MODOS DE USO:

* Diluír en un aceite vegetal para aplicación tópica como aceite de masaje

* Vaporizaciones o difusores 2-3 gotas

* Compresas o baños de tina, adicionar 2-3 gotas en agua caliente o fría.

PRECAUCIONES:

El aceite esencial de Thymus vulgaris es dermocáustico y debe controlarse su uso en niños y mujeres en estado de embarazo. No aplicar sin diluir sobre la piel.

NOTAS AROMÁTICAS PARA MEZCLAS:

Nota de corazón-salida: intensidad aromática alta. Mezcla bien con herbales, especias, cítricos, geranio, lavanda, pachulí, petitgrain y sándalo.

COMPOSICIÓN QUIMICA:

los componentes que se encuentran en mayor concentración son, timol, carvacrol, cimol; alcoholes (borneol, linalol); terpenos (terpineno, cimeno); flavonoides (derivados de apigenol y luteolol); ácidos-fenoles (ácido caféico, ácido rosmarínico).

OBTENIDO POR DESTILACIÓN DE:

Tallos, hojas y flores